Table of Contents:
  • Fil: Di Tommaso, Inés. Servicio Geológico Minero Argentino; Argentina.
  • Fil: Marengo, H.G. Servicio Geológico Minero Argentino; Argentina.
  • Fil: Sepúlveda, E. Servicio Geológico Minero Argentino; Argentina.
  • Fil: Rosas, M.A. Servicio Geológico Minero Argentino; Argentina.
  • Fil: Santamaría, G. Servicio Geológico Minero Argentino; Argentina.
  • Fil: Buceta, G. Servicio Geológico Minero Argentino; Argentina.
  • Fil: Bayarsky, Adelma. Servicio Geológico Minero Argentino; Argentina.
  • Se expone en este trabajo la geología de las Hojas Geológicas 3569-27 Laguna Llancanelo Norte y 3569-33 Laguna Llancanelo Sur. Ambas abarcan la laguna Llancanelo, en el departamento Malargüe, provincia de Mendoza. Esta laguna ocupa un área deprimida al este de la Cordillera de los Andes, elongada en sentido norte-sur; se halla rodeada por un plateau basáltico y numerosos conos monogenéticos de escasa altura y por sedimentos de bajada aluvial hacia el norte. Hacia el sur y el SO están las mayores alturas, formadas por exposiciones de rocas volcánicas y sedimentarias terciarias elevadas por la actividad del frente de corrimiento andino durante el Mioceno-Plioceno. El basamento estructural preandino lo constituyen rocas volcánicas y piroclásticas del Grupo Choiyoi, formadas durante el Pérmico tardío-Triásico medio. Posteriormente se generó una cuenca de rift, que entre fines del Triásico medio y el Jurásico temprano registró la depositación de los sedimentos continentales del Grupo Tronquimalal y de la Formación Remoredo, y la intrusión de cuerpos graníticos y porfíricos. Entre el Jurásico temprano y el Cretácico temprano el margen pacífico, al oeste de esta región, estuvo caracterizado por la presencia de una trinchera oceánica, un arco volcánico y una cuenca de trasarco hacia el este de aquella, denominada Cuenca Neuquina, que recibió más de 4000 m de depósitos marinos, litorales y continentales reunidos en los grupos Cuyo, Lotena, Mendoza y Rayoso. A fines del Cretácico temprano se produjo el cierre de la conexión marina pacífica por un aumento de la compresión y la cuenca recibió depósitos continentales conocidos como Grupo Neuquén; en tanto que hacia fines del Cretácico y el Paleoceno se registró la depositación del Grupo Malargüe, formado por sedimentos marinos de procedencia atlántica, litorales y continentales que conforman las unidades aflorantes más antiguas de la zona de trabajo y se reducen a pequeñas manifestaciones en el margen occidental de la Hoja 3569-33, relacionadas con la deFormaciónproducida durante el Neógeno en la Faja Plegada y Corrida de Malargüe. Luego de un prolongado hiato, en el sector oriental de dicha faja y en la cuenca de antepaís adyacente se depositó un ciclo sedimentario-volcánico entre el Oligoceno-Mioceno y el Plioceno, con particular desarrollo en los depocentros de Ventana y Palauco. Se ha reconocido, fuera de la zona de trabajo, la ocurrencia de cinco secuencias depositacionales separadas por discordancias, cada una formalizada a nivel de grupo y compuesta por coladas basálticas y andesíticas, brechas y aglomerados volcánicos y depósitos volcaniclásticos, terrígenos y evaporíticos; la identificación precisa de estas unidades es compleja debido a la gran similitud entre las rocas de las diferentes secuencias. Afloramientos de parte de estas unidades se restringen al sector centro sur y occidental de la Hoja 3569-33, pero poseen una importante distribución en el subsuelo del área estudiada. Se identificaron, con reservas, dos unidades volcánicas y una clástica, la Volcanita Los Barros y la Formación Palauco, y la Formación León, respectivamente, a las que se asocian algunos cuerpos plutónicos y subvolcánicos mesosilícicos de reducido desarrollo y edad imprecisa. Este ciclo registra la actividad volcánica y tectónica acaecida en el frente de deformación andino durante el Neógeno. Probablemente durante el Plioceno se formó la depresión ocupada en la actualidad por la laguna Llancanelo, que desde entonces ha recibido aproximadamente 1000 m de sedimentos terrígenos, evaporíticos y volcaniclásticos, y constituye un excelente registro de las variaciones climáticas cuaternarias. Desde fines del Plioceno y hasta fines del Pleistoceno la actividad volcánica fue esencialmente continua en la región, con edades absolutas no definidas para la zona de trabajo. El volcanismo, de retroarco y de composición basáltica, conformó la región conocida como Campo Volcánico Llancanelo, incluido dentro de la Provincia Geológica Payenia. Durante este lapso, al oeste de la laguna Llancanelo se formaron extensos campos de coladas basálticas de tipo pahoehoe, con numerosos rasgos de lavas infladas asignadas a la Formación Chapúa, que fueron cubiertas por una profusión de conos monogenéticos formados por escoria y lapilli basáltico, y en ocasiones por depósitos freatomagmáticos; además, a partir de algunos de los conos se produjeron coladas generalmente de tipo aa, de dimensiones variables; el conjunto de estas rocas fue agrupado en la FormaciónPuente, en tanto que hacia el este de la laguna los derrames basálticos y los aparatos volcánicos monogenéticos fueron incluidos en la Formación Mancha Jarilla. Durante el Holoceno continuó la depositación de sedimentos palustres en la laguna Llancanelo; a expensas de éstos, durante períodos de aridez y hacia el oriente se produjeron depósitos eólicos. Gran parte de la Hoja 3569-27 se encuentra cubierta por depósitos de bajadas, antiguos y activos, desarrollados por los cursos de agua que fluyen hacia el este desde el frente orogénico andino. La actividad aluvial está restringida, y su mejor desarrollo se encuentra en la mitad septentrional del área de estudio. El área estudiada está ubicada en el límite este del segmento austral de la Cordillera Principal, representada por la Faja Plegada y Corrida de Malargüe, con estructuras de rumbo mayoritario N-S. Hacia el este continua el volcanismo de retroarco de Payenia, representado por extensas efusiones basálticas, tanto puntuales como fisurales, que se desarrollaron siguiendo un arreglo mayoritario de rumbo NNO y EO. En la comarca se diferencian dos regiones con relieves claramente disímiles, un sector oeste y sudoeste montañoso en la Hoja 3569-33 y un área situada al norte y este de la Hoja 3569-27 ocupada por una zona de bajo relieve relativo, compuesta por una amplia bajada aluvial, un sector central deprimido con sedimentación palustre y un plateau basáltico con numerosos conos piroclásticos sobreimpuestos. La actividad minera de la comarca se restringe a la extracción de áridos (lapilli, gravas y arenas). La extracción de hidrocarburos está discontinuada por razones económicas. La laguna Llancanelo es Reserva Provincial de Fauna y sitio Ramsar, de gran diversidad biológica. Son sitios de interés geológico los cerros Carapacho y Malacara, el cerro Trapal y lavas infladas y el cerro de las Piedras Blancas.