Table of Contents:
  • Fil: Candiani, Juan Carlos. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • Fil: Carignano, Claudio A. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • Fil: Stuart-Smith, Peter. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • Fil: Lyons, Patrick. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • Fil: Miró, Roberto César. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • Fil: López, Héctor. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • Fil: Skirrow, Roger. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • Fil: Prieri, Ana. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • Fil: Gaido, Maria Fernanda. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • Fil: Martos, Daniel. Ministerio de Economía. Subsecretaría de Minería. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR); Argentina.
  • La Hoja Geológica 3166-II, CRUZ DEL EJE, se localiza en la provincia de Córdoba y abarca la porción norte de las sierras Grande y Chica y parte de la depresión de las Salinas Grandes. La región estudiada forma parte del segmento austral de las Sierras Pampeanas, la cual constituye una unidad morfotectónica distintiva con bloques basculados de rocas ígneas y metamórficas de edad paleozoica inferior a media. El dominio Pampeano comprende complejos metamórficos intruidos por granitoides cámbricos, ordovícicos y devónicos e incluye zonas de cizalla entre la que se destaca la Zona de Cizalla Guamanes. Las rocas más antiguas son metapelitas, mármoles, rocas calcosilicáticas y en menor cantidad anfibolitas, las cuales alcanzaron un grado metamórfico de facies anfibolita (M1, alta temperatura, baja presión) con migmatización localizada, hace aproximadamente 530 millones de años. La fusión localizada produjo numerosos cuerpos de granito tipo-S, los cuales probablemente cristalizaron 10 a 15 millones de años más tarde. Los monzogranitos, granodioritas, tonalitas y tabiques de paragneises que integran el Complejo Ígneo Ascochinga tienen una edad de aproximadamente 515 Ma. Los protolitos sedimentarios se habrían depositado sobre el margen occidental pasivo de Gondwana, desarrollado durante la separación de Laurentia y Gondwana y la formación del océano Iapetus hace 540 millones de años. Con posterioridad a la intrusión de diques máficos, la deformación progresiva (D1) y metamorfismo (M1) originó una foliación penetrativa, la cual está también asociada a actividad tectónica durante el ciclo Pampeano. En el Ordovícico inferior (490-470 Ma), la deformación compresiva seguida por extensión (D2) y metamorfismo de grado anfibolita-esquistos verdes (M2), produjo un plegamiento apretado D1 y desarrollo de fábricas gnéisicas en el Complejo Ígneo Ascochinga. Asimismo, tienen lugar corrimientos con vergencia oeste y actividad tectónica de la cizalla Guamanes. Los granitoides porfíricos dentro de la Zona de Cizalla Guamanes se habrían emplazado durante la etapa de deformación extensiva, alrededor de los 470 Ma. La deformación ordovícica o ciclo Famatiniano está vinculada al cierre del océano Iapetus y subducción hacia el este por debajo del continente de Gondwana. La reanudación de la convergencia sobre el margen de Gondwana en el Devónico inferior, ciclo Achaliano, provocó la reactivación de la Zona de Cizalla Guamanes, el plegamiento isoclinal de las fábricas anteriores (D3) y metamorfismo en facies esquistos verdes (M3). Asimismo, se desarrolló un arco magmático que generó grandes volúmenes de magmas félsicos a partir de una fusión parcial de corteza empobrecida en MgO. La magnetometría aérea indica que hay numerosos plutones graníticos a poca profundidad o están cubiertos por sedimentos cenozoicos, tales como los pequeños plutones al sur de Capilla del Monte, que serían apófisis de un cuerpo mayor en profundidad. El ciclo Achaliano continuó hasta el fin del Devónico como lo evidencian las edades 40Ar/39Ar de la Zona de Cizalla Guamanes. La peneplanización del basamento fue seguida por la depositación de sedimentos fluvio lacustres durante el Carbónico-Pérmico, los cuales se preservan en el graben de Tasa Cuna localizado en el sector noroccidental de la Hoja. Esta estructura probablemente se formó en el Paleozoico superior y fue activa hasta el Cretácico cuando los procesos de extensión registrados en las fallas de Punilla y La Calera dieron lugar a la formación de hemigrábenes. La depositación de material clástico continental estuvo acompañada de emisión de lavas basálticas. El basculamiento de bloques durante el ciclo ándico del Cenozoico dio origen a la actual topografía. Este levantamiento se produjo a lo largo de fallas inversas de moderado a alto ángulo. Los yacimientos metalíferos más importantes se correlacionan con el ciclo Achaliano del Devónico. Son depósitos de oro, tungsteno, plata, plomo, zinc y cobre, los cuales se asocian con un segundo período de mineralización representado por pegmatitas portadoras de berilio, litio, talio, uranio, torio, fósforo y tierras raras. Asimismo, se encuentran las venas de cuarzo aurífero vinculadas con zonas de cizalla del distrito La Candelaria, las venas de cuarzo con plata, plomo y zinc en el Guaico y las venas de cuarzo con tungsteno del distrito Aguas de Ramón. Los depósitos epigenéticos de tungsteno-cobre en rocas calcosilicáticas, al oeste de Capilla del Monte (El Zinqui) también se habrían formado durante la fase Achaliana. Dataciones 40Ar/39Ar de moscovita proveniente de venas portadoras de oro-cobre-tungsteno y plata-plomo-zinc, sugieren que la mineralización se produjo en el lapso 390-360 Ma.