Tabla de Contenidos:
  • Transcurridos los primeros dieciséis años del siglo veintiuno observamos que las producciones de sentido y los modos de ejercer, distribuir, moldear y almacenar los bienes simbólicos se transforman vertiginosamente. El contexto digital impone velocidad, plasticidad, inmediatez y visibilidad a las narraciones. Los relatos circulan por diversos soportes, mutando sentidos, provocando que el conocimiento, el arte, las informaciones sean apropiadas y resignificadas. Mientras tanto hay resistencias, instituciones que sostienen que las formas tradicionales deben continuar dada su validez comprobada. Así se da una yuxtaposición de intereses y tensiones entre prácticas y sentidos. Observaremos esta tensión para comprenderla, para ver y definir eso que culmina mientras algo nuevo, que aún no tiene una estructura precisa, comienza a surgir ¿Será que estas innovadoras alternativas tecnológicas facilitan la democratización del conocimiento, entendiendo que el uso de las tecnologías responde a fundamentos políticos y pedagógicos? A partir de una perspectiva comunicacional analizaremos la complejidad de la producción social de conocimiento, el uso de las tecnologías, los vínculos entre los sujetos partícipes en estos procesos y las múltiples disputas en juego. Detallar las coordenadas de espacio y tiempo permiten situar la producción y garantiza la comprensión del proceso. Una de las primeras cosas que aprendemos en las aulas de la universidad pública es que el conocimiento se sitúa históricamente. Desde la primera pregunta que se antepone a cualquier investigación comprendemos que las hipótesis son producto de un pensamiento crítico referido a constricciones económicas, políticas y socioculturales de la propia sociedad en la que se vive y se formulan dichas hipótesis. Las innovaciones en formatos y soportes de comunicación exigen resituar y adecuar las estrategias.
  • Facultad de Periodismo y Comunicación Social