Table of Contents:
  • Resumen: Goethe realiza su primer viaje a Italia desde Weimar entre 1786 y 1788. Se propone superar una crisis personal, resultado del trabajo rutinario y las relaciones humanas superficiales que caracterizaban el ambiente de la corte. En el suelo italiano, como señala Von Balthasar, el contacto directo con la naturaleza y con las obras de arte clásico conducirán al escritor a un cambio profundo. Goethe dejará atrás las tesis del Sturm und Drang. Desde entonces, su pensamiento va a estar caracterizado por el respeto ante el misterio del ser. Como los antiguos, buscará la ciencia y la inspiración en la contemplación de la naturaleza. Y en las obras inspiradas de la tradición clásica encontrará elementos de permanencia para el obrar artístico. Como viajero proveniente de las tierras frías del norte, Goethe percibe la hospitalidad de Italia en la claridad y el colorido de sus paisajes, la calidez del clima y en el carácter expansivo de sus habitantes. Le va a costar dejar atrás ese mundo conocido en el sur. Sin embargo el don recibido en Italia supera el ámbito de lo anímico. En las obras de arte de los antiguos y del Renacimiento, Goethe descubre la vitalidad de una tradición fundada en la contemplación de la naturaleza. Este descubrimiento supone una herida, porque debe dejar atrás las tesis compartidas hasta entonces con Heder. Al mismo tiempo, permitirá a Goethe hacerse con los elementos fundamentales de una teoría artística personal. Esta teoría, planteada en continuidad con la estética antigua, en adelante, será la morada metafísica de su obra literaria.