Table of Contents:
  • Resumen: Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es el ipsum esse subsistens. Es una Luz infinita que nos llama a su conquista a pesar de nuestros pecados. Cristo vino al mundo para salvarnos y llevarnos a la intimidad divina. Para ello, entre los predicadores del Evangelio, suscitó en la Iglesia, a S. Tomás de Aquino y a sus Comentadores. La antorcha de luz debe ser levantada, para iluminar los caminos. Entre la oscuridad bondadosa de la fe; y en contra de las tinieblas. No es suficiente el progreso de la razón. Es muy necesario el progreso en el corazón mismo del orden sobrenatural. La Sagrada Teología debe alimentarse en las mejores fuentes: en Dios y en sus cercanías místicas. Con hermandad y cooperación crítica. Aquí consideramos, especialmente, a S. Tomás de Aquino, a sus Comentaristas Cayetano y S. Ramírez, a los Doctores místicos S. Juan de la Cruz y S. Teresa de Jesús.