Table of Contents:
  • Resumen: Las filosofías de la persona ocupan un lugar central en el pensamiento contemporáneo. Nacen como reacciones contra el reduccionismo positivista, contra el formalismo neokantiano y contra el relativismo historicista, y se proyectan ampliamente en la filosofía actual. Hay corrientes personalistas religiosas y no religiosas y, entre las primeras, cristianas y judías. Para esta presentación hemos escogido tres momentos de la noción de persona que consideramos especialmente relevantes porque contienen nociones nucleares que han repercutido en el pensamiento posterior: 1. La unidad integral entre cuerpo y subjetividad, es decir, la encarnación de la persona (Edmund Husserl), 2. La relación entre el cuerpo y el espíritu, tanto finito como infinito, es decir, la trascendencia de la persona (Edith Stein) y, 3. La intolerancia como negación de la persona ejemplificada con la crítica a las teorías revolucionarias (Albert Camus). En el primer caso se trata de un personalismo enraizado en una revalorización del cuerpo propio, en el segundo, de un personalismo cristiano que subraya la trascendencia y, en el tercero, de un personalismo ateo que converge sin embargo con los otros dos por la vía del rechazo a las posturas que niegan la persona.