Table of Contents:
  • La relación entre literatura y religión se ha dado desde siempre en la historia de muy distintas formas; es un fenómeno universal, de todos los tiempos, todas las culturas. Pero ahora, aquí, como se recuerdan este año los dos siglos de aspiración republicana en nuestro país y en otros países latinoamericanos, es oportuno reflexionar sobre dicha relación en este tramo histórico tal como se ha producido en las letras argentinas. Y conviene considerar en algunos ejemplos dos dimensiones: cómo se ha producido esta especie de ósmosis de lo religioso y literario en la literatura misma, en obras literarias y, además, en el inevitable espejo de la crítica, de la interpretación. He optado por un enfoque, una perspectiva, que creo puede reunirnos en torno al problema que nos ocupa. Me refiero al aporte fundamental hecho por el teólogo suizo Hans Urs von Balthasar, sobre todo con su ingente tratado Gloria. Una estética teológica, cuyo primer tomo apareció en 1961.1 Son varios ya los estudiosos que han difundido entre nosotros las tesis, las propuestas de von Balthasar: la aguda síntesis de Alberto Espezel, los múltiples orientadores abordajes del tomo editado por Cecilia Avenatti de Palumbo y Hugo Rodolfo Safa, la notable elaboración ficticia de Ignacio Navarro…2 Por supuesto, me limitaré a señalar escasas coincidencias o aproximaciones, a medida que reconozca en la tradición literaria argentina rasgos similares a los de la estética teológica concebida por von Balthasar...