Table of Contents:
  • Resumen: Sobre la experiencia de sabernos amados, prácticamente todos podemos hablar, y casi sin que nadie pueda cuestionarnos, porque es nuestra propia experiencia, y aunque subjetiva y por ende no totalitaria, nos hace tener dicha autoridad. Ahora bien, si miramos a Dios que es Amor, y como Dios amo al mundo dando a su propio Hijo, y éste a su vez amo a su Padre y amo a toda la humanidad, entregando su propia vida en la Cruz. Pero para que Jesús llegara a hacer esa entrega, creo que una clave está en la frase extraordinaria de san Juan de la Cruz, que lleva por nombre el congreso, “amados en el amante”. Y es que saberse amado por el Padre, profundamente amado, le hizo capaz de entregarse y donarse a todos, según la voluntad del Padre, hasta una muerte y muerte de Cruz. Nosotros también podemos ser capaces de donarnos de tal forma, según la voluntad del Padre, pero para eso debemos sabernos amados, y más que sabernos, haber hecho experiencia de ese amor que plenífica, porque en la medida en que somos amados, también podemos amar y donarnos. Mandrioni desde sus “Reflexiones filosóficas sobre el Espíritu Humano” y hablando desde “la vocación del hombre”, nos dará ese sustento filosófico para profundizar sobre nuestra vocación al amor. Y en conjunto con Santa Teresa de Jesús, desde su comentario al Cantar de los Cantares, nos ayudará a ver al amado, como experimenta ese amor y como ama. Y fruto del diálogo de estos dos grandes autores, surgirá el presente trabajo, para tener una (entre otras) aplicación práctica para nuestra vida.